HISTORIA DE LAS MEDIAS

 

Las medias femeninas permanecieron durante siglos ocultas a la mirada (y con mayor motivo, las piernas). Entonces se las llamaba calzas.

Una de las muchas leyendas que se cuentan de la reina Isabel de Castilla se refiere al regalo que le llevó el embajador de Francia: un precioso par de calzas de seda bordadas. Inmediatamente estalló el escándalo en la corte. ¿Cómo el embajador podía aludir de un modo tan grosero a la intimidad de la católica soberana? No tenemos ninguna duda de que el regalo sería devuelto con desdén.

Cuadro de texto:  Las piernas no existían, literalmente hablando. Al menos es lo que se desprende de otra anécdota ya de época mucho más reciente. Cuando a otra reina Isabel (II), le fueron ofrecidas unas calzas, el indignado comentario del jefe de la Casa Real fue: “¡Las reinas no tienen piernas!”

Pero sí tenían, y a muchas les gustaba adornarlas con empaque real. Consta que otra Isabel más, la I de Inglaterra, agradeció mucho a lady Montagu el regalo del primer par de medias fabricadas en un telar, proclamando que le hubiera gustado usar siempre medias como éstas, tubulares, muy adherentes y que tan bien modelaban la pantorrilla.

Cuadro de texto:  Pero aunque a través de los siglos las mujeres usaron medias más o menos finas y caras según la moda, éstas permanecían ocultas por la longitud de las faldas, y la mayor atención era dedicada a los zapatos. Pero los bordados de las medias de estas épocas demuestran que maridos, amantes y favoritos recibían cumplida atención.

Pero llega el siglo XX, y aquí es donde la palabra calzas debe ser sustituida por medias. Ya en 1909 el vestido de paseo de moda, que llamaba trotteur, descubre, para hacer más elástico el paso de la mujer que marcha hacia nuevas metas, todo el pie. Y en la temporada 1913-14 las faldas se acortan hasta dejar al descubierto no ya el mítico tobillo, sino la pantorrilla hasta cerca de la rodilla, y aquí es donde la media empieza a constituir un objeto visible, al que hay que dedicar atención. No es ocioso señalar que este aligeramiento va simultaneado con el del busto: Poiret, el famoso modisto parisino, lanza el sujetador y el liguero. Hay un deseo de aire libre, de deporte: la mujer desea bañarse en la playa, pero eso sí, todavía con medias.

Y, en esta aceleración del tiempo, llega la guerra mundial. Las faldas siguen acortándose hasta casi la rodilla, y cuando en los años veinte la moda à la garçonne invade Europa, la nueva mujer, flaca y casi efébica, de caderas y pechos breves, se mueve con audacia al son de los ritmos sincopados que, importados de USA, conquistan el Nuevo Continente como antaño lo hicieran las fuerzas estadounidenses.

La media prosigue su desarrollo imparable, pese a los constantes desafíos técnicos que planteaba la constante búsqueda de un adelgazamiento compatible con la comodidad, el abrigo y la estabilidad. De pronto, la guerra introduce un nuevo contratiempo: en 1941 el gobierno británico prohíbe el uso y la venta de las medias de seda. Pearl Harbour había cortado el suministro de seda japonesa, y la poca existente debía ser utilizada con fines bélicos, desde los paracaídas a determinados vestidos para las tropas que debían operar en climas nevados. En Europa, las piernas de las mujeres quedan a la vista hasta la misma rodilla, sobre aquellos zapatos casi ortopédicos de suela altísima (los topolinos), y los púlpitos empiezan a tronar contra tantos acortamientos. El Papa arremete contra los “vestidos exiguos quo que están hechos de tal modo que ponen de relieve lo que deberían ocultar”.

Pero la escasez se deja sentir también. A falta de medias, buenas son pinturas con un pigmento más o menos ocre. Lo más difícil, la falsa costura, debía ser hecha por una amiga. Hay que ver lo que puede el ingenio.

Y mientras tanto ya había aparecido lo que sería el sustituto de la seda: el hilo de nylon (1937), que pondrá la prenda al alcance de todo el mundo. El 15 de mayo de 1940, cuando se comenzaron a vender las primeras medias de nylon en USA, desaparecieron cuatro millones de pares en cuatro días. Las medias hechas con esa fibra sintética llegaron a Europa con los soldados Cuadro de texto:  estadounidenses, y marcaron una nueva época: las medias se rompían menos, y aquellas torturas para coger los puntos soltados, que exigían una habilidad insólita pese al ayudo de lupas, empezaron a ir en retroceso simplemente porque el precio había bajado y salía más a cuenta comprar un nuevo par.

Cuadro de texto:  Las revoluciones se suceden: en 1950 las llamadas “medias de cristal” por su transparencia, provocan nuevas tronadas en los púlpitos, especialmente en países dominados por el clero, como España. Las mujeres siguen yendo a misa, pero no hacen caso: ¡es tan bella la pierna vista, y encima realzada por o la media! Y en 1956 nacen las medias sin costura, que son acogidas con satisfacción: son más cómodas y prácticas, y liberan de la permanente tendencia de aquélla a torcerse. De todos modos, estas innovaciones no siempre son bien acogidas, especialmente por los caballeros, que recuerdan el placer visual de una señora que se inclina para estirarse las medias o para detener, con un dedo humedecido en saliva, la carrera que sube o baja por la pierna.

A fines de los 50 llegan los leotardos, de momento para niño. Pero pronto las mujeres se apropiarán de ellos. Ese invento, convenientemente estilizado, acabará en los hoy omnipresentes pantys.

Pero volvamos a los 60: una jovencísima diseñadora, Mary Quant, lanza la audaz minifalda, que rápidamente obtiene un éxito arrollador. Las piernas, los muslos, saltan al aire. La minifalda es sustituida brevemente por las bermudas y los hot pants, que requerían como aquéllas, medias hasta la cintura. Es el momento del panty elástico, a menudo de color y adornado con los motivos más ingeniosos.

En los años 70, ¡ay!, un triste acontecimiento: empiezan a triunfar masivamente los pantalones. La mujer los lleva cada vez más a gusto, y la moda es tan arrolladora que durante unos años las piernas femeninas desaparecen de la vista. ¡Son tan cómodos! No hay que preocuparse por la depilación, ni por las carreras, ni por el viento, ni por nada. De paso, así las medias duran mucho más y sus fabricantes empiezan a preocuparse. Tampoco los varones no se sienten a gusto. La consigna es clara: ¡Hay que fomentar la vuelta a la falda!

Cuadro de texto:  El liguero es la prenda sexy por excelencia, la preferida por los hombres, pero tiene serios inconvenientes en cuanto a la comodidad: se desajustan, a veces se sueltan e intentar correr con ellos puestos puede ser todo un drama. Odian el panty: “Armadura medieval, coraza antiestética, incomodísimo para cualquier incursión un poco audaz”; así se manifiestan en una encuesta realizada por la revista Donna en 1983, al par que suspiran por el binomio liguero-medias, que los más jóvenes, por desgracia, ya no conocen.

Y la media tradicional vuelve por fin. Pero ya nunca será como antes: convive con el panty. Con todo, la variedad puede compensar esta pérdida. Las medias son lisas, de colores, con dibujos, permiten todos los caprichos del diseñador. Aparecen mil tipos de ligueros. Las ligas, también recuperadas, son de variados colores, con predominio del rojo, y recuperan el carácter simbólico de que ya gozaban en la Edad Media, cuando aquel rey emitió la célebre frase “Honni soit qui mal y pense” al devolver a una dama la liga que se le había caído danzando.

De pronto, en los años 80, la media se oscurece, y en ese color, cuando no totalmente negra, triunfa en toda la línea, recordando la España del Siglo de Oro. Pronto El Corte Inglés y demás fabricantes intentarán destronarlas (¡hay que variar, hay que comprar cosas nuevas!). Pero la media negra resiste años y años de este acoso comercial, y entramos en el siglo XXI sin que nada enturbie su reinado.

Es interesante preguntarse el por qué de esta fidelidad femenina al negro (que tampoco disgusta del todo a los hombres). Sociólogos de enjundia se han sumergido en el estudio, y las conclusiones varían: desde quien piensa que simplemente adelgaza hasta quien supone que proporciona una relativa seguridad a la mujer que se olvida así de estar exhibiendo sus piernas. Sea como sea, la media oscura permanece y no parece que en fecha próxima vaya a ser desterrada.

El nuevo siglo, valorador por ahora de la novedad a ultranza, llega a la audacia máxima: el vestido-media, aunque dudamos de su aceptación.

 

 

                                                              Josep M. Albaigès, Barcelona, sep 02